Sobrepasar la velocidad máxima en la urbe es más común de lo que se cree, conducir a 80km/h como promedio no es ninguna novedad, claro está recordar que la velocidad máxima en la ciudad es de 60km/h.

Ante este escenario se han buscado distintas fórmulas para evitar esta falta grave, sin mucho éxito. desde los poco prácticos y dañinos; lomos de toro hasta las cámaras fotográficas con partes empadronados pasando por los pasos de cebras y señalización con la velocidad máxima permitida como herramientas para inhibir la circular a exceso de velocidad.

Pero no todo está dicho en esta materia, algunas comunas de nuestro país han implementado nuevas formulas como el radar de velocidad que mide la velocidad e informa al conductor en tiempo real que tan rápido transita por el sector y la velocidad máxima permitida por la autoridad, un método muy efectivo que nos enfrenta a los hechos y nos ayuda a tomar conciencia de nuestro actuar al volante.

Una iniciativa que a nuestro juicio se complementa con los demás elementos que buscan de alguna forma que los conductores disminuyan su velocidad al transitar por los distintos caminos, carreteras y calles de la ciudad

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *